Tipificando al Troll: respira antes de actuar (guía rápida)

Escrito por Christian Espinosa B. en .

Compartimos una guía rápida para actuar frente a los trolls a propósito de la facilidad con la que figuras públicas siguen cayendo en la trampa de responder a estos ” taimados salvajes que se esconden bajo las colinas” (concepto del troll en la mitología)

La trampa que te pone el troll -temible miembro de una mítica raza antropomora del folclore escandinavo- va de la mano directa con el Efecto Streissand: toda censura en internet es mal vista y se irá en contra del censurador, haciendo que una información se conozca más de lo que se le pretendía callar.

Un ejemplo de cómo perder les estribos ante los trolls y caer en el efecto Streissand fue el astronauta Ronnie Nader, quien llegó a  decir todo lo contrario de lo que el manual anti troll manda: “ante un troll, nunca retrocedas” (molesto con cada crítica que le llegaba a Twitter). En enero de este año (2014) me entero que  al final cerró su cuenta de twitter

Reconoce al típico Troll

Al respecto hay 5 puntos para reconocer al típico Troll que nunca deberías alimentar (si tienes un vocero en redes sociales “con pocas pulgas” pásalo urgente)

Aplica el “Dont feed the troll” si…

  • No argumenta
  • Tiene pocos (o ningún) seguidores
  • Poca influencia
  • En general tiene un nombre de usuario poco común
  • Escribe muchos tuits idénticos o hace muchos retuits.
  • Es seguido por muy pocas personas, eventualmente otros trolls.

Este cuadro lo discutimos en el reciente curso de Manejo de Crisis On Line y Reputación Digital que dictamos con CIESPAL y en una entrevista que hoy tendremos en la Radio FM Mundo, en revista Vamos.

Les dejo con las otras recomendaciones abierta a nuevos aportes

–  Analiza “la autoridad” del usuario: no es lo mismo que el comentario lo diga un periodista que lo diga un anónimo o un cliente que tiene un perfil importante no por sus seguidores sino por su propio profile.

Analiza el nivel de incidencia: que no es solo el número de seguidores que tiene sino la calidad de seguidores. Podría ser que un usuario de mil seguidores nos “insulte” pero sus seguidores no le hacen RT (no tiene incidencia)

Pero también podría ser un prescriptor: ese usuario que con pocos seguidores, le hacen RT los que tienen muchos seguidores o sabe cómo conectar con los de alta autoridad para tratar de viralizar el tema.

–  El usuario díficil que argumenta NO es troll


No caigas en la trampa de confundir a un troll con un Gremlin

El troll es el usuario que no te argumenta y solamente quiere hacerte daño; el Gremlin es el usuario que te reclama, incluso puede ser aireado, pero tiene argumentos (a ese en realidad le deberíamos agradecer, en privado o en público, dependiendo).

RELACIONADO
Dando guerra a los trolls en época de elecciones 



Christian Espinoza. Cobertura Digital

CHRISTIAN ESPINOSA
Periodista
Profesor de Nuevos Medios

Dedicado a la capacitación de Community Managers y Gestión de Redes Sociales. Manejo de Crisis On Line y Vocería 2.0. Mi otra pasión: el periodismo móvil.


Fuse

© Cobertura Digital. Todos los Derechos Reservados.